Viajar en coche con niños

Guía definitiva para viajar en coche con niños

Viajar en coche es cómodo, eficiente y económico. Y aunque resulte ser la mejor opción de transporte — sobre todo para desplazarnos en familia—, en WikiDriver sabemos que viajar con niños no siempre es tan sencillo. 

Es fácil perder los nervios con los ‘¿cuánto falta? o ‘¡me aburro!’, pero si se planifica el trayecto con antelación y nos aseguramos de contar con todo lo necesario, la ruta en coche con niños se puede convertir en una experiencia más satisfactoria y amena.

A continuación te ofrecemos 5 consejos para hacer que los viajes en coche con niños sean más gratos y confortables:

Planifica bien el viaje

Escoger bien la hora de salida, especialmente cuando viajas con niños, será imprescindible para evitar aglomeraciones y así reducir el tiempo de trayecto. Para evitar los atascos, también será decisivo elegir con cuidado el día de salida, ya que en período de vacaciones o en días festivos, nos podemos encontrar con carreteras llenas de vehículos. Si además podemos salir de noche o a la hora de la siesta, mucho mejor; ya que los niños se pasarán la mayor parte del trayecto durmiendo y no se les hará tan pesado el viaje.

Seguridad, ante todo

Viajar con niños requiere medidas de seguridad adicionales, que deberemos preparar con antelación y asegurarnos de que respetamos íntegramente. 

Será necesario utilizar sillas homologadas adecuadas al tamaño y peso del pequeño y colocarlas, siempre que sea posible, en la parte trasera del vehículo. Recuerda que, antes de comprar la silla, será necesario verificar que se adapta y ancla bien a los asientos de tu coche. Por último, nunca debemos viajar con objetos sueltos ni colocar equipaje o mascotas al lado de los pequeños. Y es que en caso de frenazo, pueden moverse bruscamente y provocar lesiones graves.

Botiquín de viaje

La recomendación es que siempre llevemos uno encima, pero contar con un botiquín o ‘mini kit de supervivencia’ será esencial a la hora de viajar con niños en el coche. Como bien reza el dicho: ‘más vale prevenir que curar’. Así pues, llevar encima medicamentos útiles en caso de mareo o toallitas por si surge cualquier emergencia, puede sernos de mucha utilidad.

Dentro del botiquín de viaje también podemos incluir un snack para picar durante el trayecto. Con el hambre llega el mal humor, así que si llevamos previsiones para distraer a los niños y mantenerlos contentos en momentos críticos, mucho mejor.

Paradas durante el trayecto
Si se prevé un viaje de más de una hora y media, será imprescindible hacer varias paradas. Estirar las piernas y correr un poco ayudará a los más pequeños a liberar energía y cansarse un poco para que luego duerman durante el resto del trayecto. Estas paradas no tienen que durar más de 15-20 minutos, pero es ideal hacerlas -tanto para niños como para los padres – para comer, refrescarnos y relajarnos.