Búsqueda
cambio climatico y movilidad sostenible

Ley de Cambio Climático: coches eléctricos y movilidad sostenible

En situaciones desesperadas, medidas desesperadas. Y en situaciones de emergencia climática, medidas de emergencia. Para reducir las emisiones de efecto invernadero y reemplazar definitivamente los combustibles fósiles por las energías renovables, el pasado 13 de mayo España aprobó la primera Ley de Cambio Climático y Transición Energética. La norma, que contempla la descarbonización en el año 2050 y establece una hoja de ruta para la transición ecológica, fija una serie de objetivos en materia de electricidad, movilidad, eficiencia energética y rehabilitación de edificios, combustibles fósiles, adaptación y biodiversidad, así como en riesgos financieros, empresas y comité de expertos. En este artículo de Wikidriver repasaremos las implicaciones para la movilidad de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que pretende dar un impulso definitivo a los coches eléctricos y a los puntos de recarga.  

Entre los distintos sectores que producen gases de efecto invernadero, hay uno que tiene un peso determinante: el sector del transporte y, especialmente, el transporte terrestre. En 2019, el último año del cual hay datos oficiales, prácticamente el 30% de las emisiones de CO2 en España procedían del transporte. Sin embargo, ya hace algunos años que tanto el sector industrial como los conductores particulares están optando por nuevas formas de movilidad más sostenibles con el uso de vehículos eléctricos e híbridos, principalmente. En 2020 se matricularon 201.612 vehículos alternativos en España y subieron las ventas de todos los tipos de vehículos (especialmente, de los coches eléctricos, con un incremento del 64%), excepto los híbridos de gas.  

Para acompañar e impulsar aún más esta tendencia y poder alcanzar antes de 2050 la denominada “neutralidad climática” (es decir, que el país solo pueda emitir los gases de efecto invernadero que puedan absorber los sumideros ––por ejemplo, los bosques), la primera ley climática española ha fijado una serie de metas intermedias y de medidas específicas que a continuación repasaremos.  

EN 2019 CASI EL 30% DE LAS EMISIONES DE CO2 EN ESPAÑA PROCEDÍA DEL SECTOR TRANSPORTE 

Ley de cambio climático: implicaciones para la movilidad sostenible

En materia de movilidad, la norma establece las siguientes acciones: 

  • Emisión mínima de CO2: la meta más ambiciosa es conseguir que en el año 2050 todo el parque de turismos y vehículos comerciales ligeros esté libre de emisiones de dióxido de carbono. Para lograrlo, en 2040 todos los vehículos nuevos de este tipo que se vendan no podrán emitir CO2, a no ser que se destinen a usos comerciales. 
  • Extensión de las Zonas de Bajas Emisiones: todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán poner en marcha planes de movilidad sostenibles que, entre otras cuestiones, incluyan la implantación de zonas de bajas emisiones, tal como ya han hecho ciudades como Barcelona o Madrid. La medida también afectará a los municipios de más de 20.00 habitantes, que también deberán aprobar zonas de bajas emisiones si la calidad de su aire no es buena. 
  • Ampliación de puntos de recarga eléctricos: además del mantenimiento que supone, uno de los puntos fundamentales que frena a muchos posibles compradores de coches eléctricos es la falta de estaciones de recarga en el país. Para intentar corregirlo, la ley obliga a colocar puntos de recarga para coches e híbridos eléctricos en las gasolineras y también en los edificios y aparcamientos. A partir de 2023, todos los edificios no destinados al uso residencial con más de 20 plazas de aparcamiento tendrán que instalar infraestructuras de recarga eléctrica. Y para que los conductores de los vehículos no contaminantes conozcan la distribución de los puntos de recarga en el territorio, el Ministerio para la Transición Ecológica elaborará un catálogo nacional de acceso público con las distintas estaciones de recarga.  
  • Uso de nuevos combustibles en el transporte: la ley intentará impulsar el uso de combustibles no fósiles en el transporte, especialmente los biocarburantes avanzados y otros combustibles renovables de origen no biológico. También contempla limitar los biocombustibles de primera generación, que son aquellos que han sido elaborados a partir de cultivos alimentarios.  
  • Elaboración de una ley de movilidad sostenible y financiación del transporte público: esta norma también considerará el uso del ferrocarril para transportar mercancías en distancias superiores a los 300 kilómetros.
ley cambio climatico y movilidad 1 1024x633 - Ley de Cambio Climático: coches eléctricos y movilidad sostenible

Impulso definitivo a los vehículos eléctricos

Aunque la Ley de Cambio Climático ha sido criticada por llegar tarde y calificada de poco ambiciosa por parte de la oposición y de algunas asociaciones ecologistas, con esta norma el Gobierno español busca disponer de una potente herramienta que le permita luchar contra el cambio climático y cumplir con los compromisos internacionales adquiridos en materia de sostenibilidad, como el Acuerdo de París.  

Además de la nueva ley aprobada por el Ejecutivo español, algunas Comunidades Autónomas como Catalunya, Baleares y Andalucía ya han redactado su propia legislación climática con importantes repercusiones sobre la movilidad. Así, la ley de cambio climático de Catalunya prevé la creación de tributos “verdes”, como el impuesto a las emisiones de CO2de los vehículos que se empezará a cobrar a partir del próximo mes de septiembre. Siguiendo la estela de estas tres Comunidades Autónomas, siete territorios más (concretamente, Aragón, Asturias, Canarias, La Comunidad Valenciana, La Rioja, Navarra y El País Vasco) también tienen en marcha una ley de cambio climático.  

Ya sean a nivel regional, nacional o supranacional, todos estos esfuerzos legislativos en materia de sostenibilidad son ejemplos del piensa globalmente, actúa localmente para intentar evitar que las consecuencias del cambio climático sean irreversibles y frenar su avance. La pregunta es: ¿estamos aún a tiempo de preservar nuestro planeta? Crucemos los dedos y hagamos cuanto esté en nuestras manos, como, por ejemplo, pasarnos a la movilidad sostenible.