Búsqueda

Consejos para conducir tu moto en invierno

El frío, la lluvia, el viento y, en algunos casos, la nieve, son algunos de los factores que trae consigo el invierno y que pueden dificultar nuestra conducción si no tenemos cuidado. Más aún si nos desplazamos en moto, ya que las precauciones que debemos tomar deben ser algunas más de las que tendríamos tener en cuenta si fuéramos en coche, debido a que el riesgo de accidente es mayor. A continuación, en WikiDriver te recomendamos una serie de consejos a seguir para evitar cualquier contratiempo o emergencias viales durante esta temporada de invierno.

¡Equípate bien!

Esta recomendación debería seguirse siempre, sin importar el tiempo o la estación en la que nos encontremos. Es importante llevar ropa que nos cubra todo el cuerpo para evitar cualquier roce y posible herida en caso de accidente: guantes, pantalones largos y chaqueta. De forma complementaria, te aconsejamos que en invierno lleves ropa impermeable y de colores llamativos para evitar mojarte si llueve o nieva y para aumentar tu visibilidad en caso de niebla.

Conduce con más prudencia de lo normal

Si bien es evidente que nunca debes superar el límite de velocidad vial, es importante que, sobre todo, intentes conducir más despacio en caso de condiciones climáticas adversas. Si la visibilidad es extremadamente reducida o hay tormenta, el mejor consejo es cambiar la moto y utilizar el coche o cualquier otro vehículo que ofrezca mayor seguridad. Cuando la carretera esté mojada, es importante no pisar las lineas de la calzada ya que la pintura puede estar más resbaladiza de lo normal y esto hace que tengamos menor agarre sobre el asfalto.

Asegúrate de que tu moto esté a punto

Engrasa la cadena con mayor frecuencia: la lluvia se lleva la grasa de la cadena y, por tanto, conviene comprobar periódicamente que la cadena esté lo suficientemente engrasada y gire correctamente.

Revisa las luces: en invierno anochece más temprano, por lo que el uso de las luces se vuelve mucho más importante en épocas de menos luz. Además, la niebla puede reducir de forma significativa la visibilidad, con lo que saber que las luces se encuentran en estado óptimo es esencial para ver bien y ser visto por otros vehículos. Será primordial, pues, revisar las luces, sobre todo las traseras y asegurarte de que se encuentran en perfecto estado.

Revisa la presión y el dibujo de los neumáticos: Con la bajada de las temperaturas, los neumáticos tienen mayor dificultad para calentarse y puede que no lleguen a la presión necesaria para funcionar como es debido. Por esta razón, es muy importante que revises el manual de la moto y compruebes que la presión de la rueda es la recomendada por el fabricante. Tan importante como revisar la presión, es el hecho de comprobar que el dibujo de los neumáticos – responsable de desalojar el agua cuando llueve (y así no patinar) -no esté desgastado y pueda llevar a cabo su función correctamente.

Protege tu moto: para evitar que tu moto sufra daños o ralladas por cualquier factor externo, es recomendable que la estaciones en un garaje interior. Si no dispones de un garaje privado, puedes hacer uso de aparcamientos públicos abiertos las 24 horas del día y así asegurarte de que tu moto está segura, de que no hay peligro de robo y que no va a sufrir ningún tipo de deterioro o incidente.

Accesorios especiales que pueden ayudarte

A continuación, te dejamos una lista de complementos recomendados, aunque no obligatorios, que puedes adquirir para conducir de forma más segura en invierno:

  • Guantes calefactables: en caso de mucho frío, y para prevenir que se hielen las manos y no perder el control del manillar, unos guantes calefactables se pueden convertir en una ayuda indispensable.
  • Pinlock: el Pinlock es una lámina antivaho que se coloca en la visera del casco para evitar que se empañe. Es muy recomendable hacerte con una en invierno para no perder de vista la carretera por culpa del vaho y para evitar accidentes.
  • Termoescudo: es una manta impermeable que cubre la mitad inferior del cuerpo y que elimina el frío por completo. Cubre tanto al conductor como al pasajero de la parte trasera y, si originalmente solo los veíamos en las motos denominadas Scooters, ahora se pueden encontrar en muchas marcas que fabrican termoescudos para todo tipo de motos.