10 consecuencias de una movilidad no sostenible

Búsqueda

«El cambio climático avanza a pasos agigantados», «hay que frenar urgentemente la emisión de gases contaminantes», «estamos ante una emergencia climática»… hemos escuchado estas y otras frases similares innumerables veces, pero más allá del titular, ¿sabríamos describir cuáles son los efectos de una movilidad no sostenible? En este artículo de Wikidriver analizaremos por qué la movilidad sostenible es tan importante y repasaremos 10 consecuencias de la polución y la contaminación ambiental para el medio ambiente y las personas. 

1. Contaminación atmosférica

A pesar de que en Europa en las últimas se han reducido las emisiones de muchos contaminantes atmosféricos, los niveles de contaminación siguen siendo muy elevados y perjudican gravemente la salud humana y el medio ambiente. De hecho, es el principal riesgo para la salud a escala mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA). Este último organismo también alerta que en torno al 90% de la población urbana de la UE está expuesta a niveles de contaminación nocivos, hecho que se traduce en casi 420.000 muertes prematuras al año (unas 44.603 en España) debidas, principalmente, a patologías respiratorias y cardiovasculares.

2. Contaminación acústica

Al menos uno de cada cinco europeos está actualmente expuesto a niveles de ruido del tráfico rodado que se consideran perjudiciales para la salud (aquellos superiores a los 55 dB). Esta cifra es incluso mayor en las zonas urbanas y el problema está generalizado en la mayoría de las ciudades europeas. El tráfico por por carretera es, con diferencia, la principal fuente de contaminación acústica en Europa, según un informe reciente de la AEMA. Esta agencia también calcula que la exposición a largo plazo al ruido ambiental provoca 12.000 muertes prematuras y contribuye a 48.000 nuevos casos de cardiopatía isquémica cada año en Europa, además de alteraciones del sueño graves y crónicas, disminución del rendimiento laboral y académico, etc.  

3. Ocupación del espacio público

A pesar de las ayudas públicas y la financiación para la compra de vehículos sostenibles, los entornos urbanos siguen colmados de vehículos a motor, ocupando más del 60% de la superficie urbana. Sin embargo, el 92% del tiempo estos vehículos están estacionados, de modo que ocupan un porcentaje muy alto del suelo urbano impidiendo que pueda ser destinado a otros usos, como infraestructuras públicas, espacios verdes, etc.  

4. Emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y cambio climático

El transporte es el responsable de una cuarta parte de de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE; concretamente, un 94% de las emisiones del sector del transporte en Europa se debe al transporte por carretera y en España este sector emite el 30,3% del CO2. total. En consecuencia, es uno de los mayores causantes del cambio climático, además de una fuente de contaminación atmosférica y acústica. También ocupa grandes franjas de terreno y contribuye a la expansión urbana descontrolada, a la fragmentación de hábitats y al sellado de las superficies.

5. Ineficiencia energética y agotamiento de los combustibles fósiles

El transporte consume una tercera parte de toda la energía final en la UE. La mayor parte de esta energía procede del petróleo, un combustible fósil, de modo que el transporte es uno de los agentes que más contribuyen a la ineficiencia energética. De acuerdo con las Naciones Unidas, las emisiones mundiales de CO2 por combustibles fósiles aumentaron un 62% entre 1990 y 2019 y, a este ritmo, se prevé que para 2050 la disponibilidad de combustibles fósiles sea la mitad que en 2004.

6. Salud pública

El uso del vehículo a motor en los desplazamientos cotidianos (el 50% de los viajes en coche en la ciudad son inferiores a 3 kilómetros) acentúa los hábitos de una sociedad ya de por sí muy sedentaria. La falta de actividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad mundial, sólo por detrás de la hipertensión, el consumo de tabaco y la diabetes.

movilidad no sostenible 1 1024x683 - 10 consecuencias de una movilidad no sostenible

7. Consecuencias de las congestiones

Los atascos producidos diariamente en la mayoría de las principales ciudades españolas comportan una serie de consecuencias que repercuten tanto en la vida personal de los trabajadores, como en la competitividad de las empresas, la ineficiencia energética, etc.  A causa de los embotellamientos, los trabajadores pierden tiempo y calidad de vida ya que disminuye su tiempo para la conciliación laboral y familiar, así como el tiempo de ocio y descanso personal, y las empresas pierden competitividad (se calcula que el coste económico para estas supera las 840 millones de euros). Igualmente, los atascos conllevan un sobreconsumo de combustible, que tiene altos costes tanto para los conductores de vehículos, como para el medio ambiente (contaminación atmosférica y acústica, emisión de gases de efecto invernadero, ineficiencia energética por el consumo de combustibles fósiles, etc.).

8. Accidentalidad

Desgraciadamente, en los últimos años los accidentes laborales de tráfico mortales (in itinere + en jornada) en España han aumentado mucho, representando un 43,3% sobre el total de accidentes mortales en 2018, según datos de la UGT. El auge del servicio a domicilio, mensajería y paquetería y las malas condiciones asociadas a este sector repercuten directamente en la seguridad y la salud de estos trabajadores, pudiéndoles causar incluso la muerte. Otros factores que también aumentan el riesgo de accidente son los atascos matinales/vespertinos, la conducción bajo estrés y tensión por llegar tarde al trabajo o sin haber descansado lo suficiente para evitar atascos matinales.

9. Exclusión social y laboral

En muchas ocasiones, disponer de un vehículo privado es sinónimo de mayores oportunidades laborales. Ciertos trabajos, ubicados en polígonos industriales, no cuentan con transporte público ni de empresa y la mayoría de administraciones y empresas siguen considerando los desplazamientos al centro de trabajo una cuestión privada que cada trabajador debe resolver individualmente. Los colectivos más afectados por esta problemática son las mujeres, los jóvenes y las personas inmigrantes.

10. Pérdida de competitividad

Todos los factores anteriormente descritos, además de tener costes socio-sanitarios, sociales y ambientales, también tienen un importante impacto económico. Aunque son difíciles de cuantificar, una primera aproximación de la UE los valoró en más de 500.000 millones, hecho que representa un 4% del PIB total.  

En este artículo hemos analizado las consecuencias del actual modelo de transporte basado en el uso de combustibles fósiles, un modelo totalmente in-SOS-tenible, con unos costes muy altos tanto para el medio ambiente y las personas, como para la competitividad empresarial y la economía. Ante este escenario de emergencia climática tal como apuntábamos al principio del texto, es urgente cambiar a una movilidad sostenible basada en las energías renovables, respetuosa con el planeta y con la salud de población, y que no hipoteque las generaciones futuras.