Búsqueda
como recargar coche electrico

¿Cómo se recarga un coche eléctrico?

Más allá del coste del vehículo, a la hora de adquirir un coche eléctrico los aspectos prácticos adquieren una especial importancia: ¿cuánto cuesta recargar un coche eléctrico?, ¿cómo se recarga un vehículo de baterías?, ¿es tan sencillo como enchufar el coche a la corriente eléctrica o se necesita algún tipo de conector especial? En este artículo de Wikidriver te contaremos cómo se carga un vehículo eléctrico, los tipos, modos y puntos de recarga que existen, así como los varios modelos de conectores de estos coches. También te explicaremos las varias opciones de puntos de recarga actuales, tanto públicas (como ParkelEctric de Saba, una plaza de parking y punto recarga exclusivos) como privadas, para que tengas una radiografía completa de la infraestructura que necesita un coche eléctrico. Así que, si te interesa la movilidad eléctrica, sigue leyendo.

Nociones básicas: cómo se recarga un vehículo eléctrico 

Un coche eléctrico funciona con baterías y estas funcionan con electricidad. Para recargarlas, debemos enchufar el vehículo a la corriente eléctrica, del mismo modo que conectamos un coche que funciona con gasolina al surtidor de la gasolinera. Ahora bien, a diferencia de lo que ocurre con los vehículos de combustión, los coches eléctricos permiten más posibilidades a la hora de recargarlos, ya que podemos escoger el tipo y modo de recarga, así como el lugar dónde preferimos hacerla. A continuación, te lo explicaremos para aclarar dudas. 

Tipos de recarga 

Existen tres maneras de cargar un coche eléctrico: 

Recarga lenta: se usa un enchufe convencional de 16 amperios (el de la mayoría de los electrodomésticos), que tiene una potencia que oscila de los 3,6 kW hasta los 7,4 kW. Es un tipo de recarga indicado, por ejemplo, para los garajes domésticos, ya que en unas ocho horas permite tener las baterías cargadas (eso sí, dependiendo de la capacidad de la batería del coche y de la potencia de la recarga) 

Recarga semirápida: utiliza un enchufe especial de 32 amperios, con una potencia que va de los 11 kW a los 22 kW. Las baterías se recargan en la mitad del tiempo, unas cuatro horas  

Recarga rápida: usa un enchufe con una potencia que puede superar los 50 kW. Este tipo de recarga exige un nivel de potencia muy alto de la red eléctrica, de modo que habrá que adaptarla. Permite recargar las baterías en tan solo 30 minutos, hecho que puede resultar muy práctico su necesitamos acumular energía en muy poco tiempo, pero puede reducir la vida útil de las baterías si lo hacemos a menudo. 

Autonomía de un coche eléctrico 

Ahora que ya conoces los varios tipos de recarga que existen, probablemente te preguntes qué autonomía tienen las baterías de un coche eléctrico. Pues bien, las mejoras en los últimos diez años han hecho que este tipo de vehículos hayan pasado de tener una autonomía de 160 km en 2011 a 300 y casi 600 km en algunos modelos actualmente. Además, los coches eléctricos utilizan el frenado regenerativo: gracias a este sistema inteligente, al frenar o liberar la presión del pedal del acelerador, las ruedas alimentan el generador del vehículo que, a continuación, produce electricidad y la almacena en la batería para usarla posteriormente. De este modo, cuando los coches eléctricos circulan por ciudad se van recargando, así que si principalmente conducimos por vías urbanas, tendremos mayor autonomía que si lo hacemos por autopista.

como recargar coche electrico 2021 1 1024x683 - ¿Cómo se recarga un coche eléctrico?

Tipos de conectores de un coche eléctrico 

En la actualidad existen varios tipos de conectores y, de hecho, una de las asignaturas pendientes del coche eléctrico es la estandarización entre fabricantes y países. Seguidamente los detallaremos: 

conector Schuko: es el que se necesita para los enchufes domésticos y el más extendido en los puntos de recarga en España 

conector SAE J1772 o Yazaki: usado en Norteamérica 

conector Mennekes: juntamente con el conector Schuko, es de los más utilizados en los puntos de recarga en España 

conectores combinados o CCS: se usan en EE.UU. y Alemania 

conector Scame: usado por los fabricantes franceses para recargar los vehículos híbridos enchufables 

conector CHAdeMO: utilizado por los fabricantes japoneses para la recarga rápida en corriente continua 

Modos de recarga 

Los modos de recarga (electrolinera, sistema Wallbox –del cual hablaremos más tarde–, etc.) permiten que el coche y la infraestructura de recarga se comuniquen y puedan dar información al usuario. De este modo, podremos saber a qué potencia se carga el coche o cuándo es necesario interrumpir la carga si hay algún problema, por ejemplo.  

Existen 4 modos de recarga, que principalmente utilizan dos tipos de conectores, el Schuko y el Mennekes, tal como veremos a continuación: 

– modo 1: usa el conector Schuko, un enchufe convencional de 16 amperios. En este modo no hay ninguna comunicación entre el vehículo y la infraestructura de recarga; el coche se conecta a la red eléctrica y se carga, pero no tenemos información de cuánto durará el proceso, por ejemplo 

modo 2: también usa el conector Schuko, pero en este modo sí que existe una pequeña comunicación entre ambos dispositivos y podemos saber si el cable está bien conectado para empezar a recargar el vehículo 

modo 3: utiliza el conector Mennekes, que permite un mayor intercambio de datos y, en consecuencia, nos permite saber cuánto tiempo tardará la batería a estar recargada por completo 

modo 4: de nuevo usa el conector Mennekes y permite el máximo nivel de comunicación entre vehículo e infraestructura de recarga, proporcionándonos datos sobre cómo va la carga, cuánto va a durar, posibles problemas durante el proceso, etc. Las recargas rápidas solo pueden hacerse en este modo, ya que convierte la corriente alterna en continua. 

Puntos de recarga existentes 

Recientemente, los puntos de recarga de coches eléctricos se han ampliado, y no solo se pueden recargar en las electrolineras o puntos de recarga en la calle, sino que existen muchos más lugares donde podemos recargar las baterías de estos vehículos. Repasémoslos: 

en casa: si en tu domicilio instalas un punto de recarga fijo como un Wallbox, podrás recargar el vehículo sin tener que desplazarte (recarga vinculada). El Wallbox es un dispositivo que se instala en la pared (wall) y consta de una caja (box) (de ahí su nombre) que proporciona corriente eléctrica al coche. El Plan MOVES II, que busca la electrificación del parque automovilístico en España, prevé otorgar subvenciones para preinstalaciones eléctricas para recargar este tipo de vehículos en el domicilio en el caso de comunidades de propietarios 

en electrolineras: como su nombre indica, se trata de un lugar donde no se reposta gasolina, sino electricidad. Permiten hacer una carga rápida del vehículo (suele realizarse a 50 kW de potencia y utilizando corriente continua) 

puntos de recarga de acceso público (vías urbanas): están ubicados en calles, aparcamientos públicos y otros espacios municipales para poder recargar el vehículo en la ciudad. En función de la potencia del punto de recarga y el tipo de conector, se puede hacer una recarga lenta, semi-rápida o rápida. En los últimos años, el número de puntos de recarga se ha ido incrementando significativamente (hoy en día España cuenta con una red de más de 5.000 puntos de recarga públicos) y el Plan MOVES II también reforzará la actual infraestructura de postes de recarga 

puntos de recarga en vías interurbanas: además de lo que prevé el citado Plan MOVES II, las compañías eléctricas también han prometido que antes de 2025 habrá un poste de recarga rápida por cada 100 kilómetros de la red nacional de carreteras de España. Además, el consorcio IONITY ya ha instalado casi 400 estaciones de recarga rápida en autopista en toda Europa para facilitar los viajes de largas distancias. Estos postes son de alta capacidad y gracias a su potencia de hasta 350 kW permiten recargar las baterías en tiempo récord 

en centros comerciales, hoteles, restaurantes y otros edificios: también llamada recarga de oportunidad, este tipo de carga está pensada para recargar un poco las baterías, pero no por completo. Suele ser una recarga lenta y limitada a un cierto número de horas para que pueda ser usada por distintos clientes

en parkings públicos: algunos aparcamientos públicos como Saba ofrecen puntos de recarga para vehículos eléctricos. En total, Saba cuenta con más 230 plazas de recarga en toda España, donde podremos recargar la batería de nuestro coche eléctrico mientras compramos, trabajamos, etc. Así, optimizaremos el tiempo, ya que aprovecharemos el estacionamiento del vehículo para recargarlo.  

Y con toda esta información, esperamos haber solucionado tus dudas sobre cómo se recarga un vehículo eléctrico y qué necesitas para hacerlo. ¿Y si echas mano a la calculadora, haces cuentas y te sumas a la movilidad sostenible?