Búsqueda
fallos examen practico

Los 10 fallos del examen práctico más comunes

Un examen siempre impone respeto, y si es el práctico del carnet de conducir, aún más. A pesar de que hayamos hecho muchas prácticas y de que nuestro profesor nos considere preparados, la autopresión, los nervios y la desconcentración del día de la prueba pueden jugarnos una mala pasada y hacernos cometer errores que nos cuesten un suspenso. Si pronto te examinarás de la parte práctica del carné B y quieres saber cuáles son los fallos del examen práctico que más se repiten entre los aspirantes a conductores, en este artículo de Wikidriver te lo explicaremos en detalle. Así que, ¡lee con atención, grávatelos en la memoria y prepárate bien para la prueba final! 

Saltarse señales de tráfico, realizar maniobras sin mirar, circular demasiado deprisa o demasiado despacio… a continuación, sigue un listado de los fallos más comunes del examen práctico de conducir que hay que intentar no cometer; si bien algunos pueden ser difíciles de evitar porque son fruto de los nervios, otros sí que pueden preverse, de modo que te recomendamos que prestes atención para que no te pase lo mismo el día de la prueba: 

1. Pasar por alto los preparativos antes de iniciar la marcha: como te habrán repetido hasta la saciedad en la autoescuela, el ritual previo a encender el motor (abrocharse el cinturón, regular bien el asiento y los retrovisores) es básico, y especialmente importante el día del examen. Aunque no hacerlo es uno de los fallos permitidos en el examen práctico de conducir y constituye una infracción leve, es mejor no ir perdiendo puntos nada más subir al coche, así que respira hondo, tómate tu tiempo y realiza todas las comprobaciones necesarias antes de emprender la marcha 

2. Mira bien siempre antes de realizar cualquier maniobra: observar y cerciorarse de que podemos realizar una maniobra con total seguridad es esencial para no ponernos en peligro ni tampoco al resto de usuarios de la vía. En consecuencia, utiliza los retrovisores (tanto el interior como los exteriores) y comprueba siempre que puedes incorporarte a la calzada, cambiar de carril, de dirección o realizar cualquier otra maniobra de forma segura 

3. No mantener la distancia de seguridad: otra de las reglas fundamentales a la hora de circular es mantener una distancia prudencial respecto a los vehículos que nos preceden. Concretamente, según la DGT esta distancia debe ser equivalente a dos segundos en caso de condiciones climatológicas normales y buena visibilidad. Si, en cambio, hay mal tiempo, mala visibilidad o circulamos por un túnel, esta distancia debe aumentar a 100 metros o equivaler a un intervalo de cuatro segundos 

4. No saber cómo debe circularse dentro de una rotonda: es uno de los puntos espinosos de la circulación para un aspirante a conductor al que hay que prestar especial atención. En las glorietas es muy importante saber cómo hay que circular y en qué carril debemos colocarnos según la dirección que queramos tomar (el día de la prueba será la que nos indique el examinador). En todo caso, antes de realizar cualquier maniobra deberemos señalizarla con los intermitentes y asegurarnos de que es el momento adecuado, sin ponernos en peligro ni provocar ningún susto al resto de conductores, así que no te apresures y entra/sale solo cuando puedas hacerlo con seguridad 

fallos examen practico 1 1024x582 - Los 10 fallos del examen práctico más comunes

5. Ignorar los pasos de peatones: los peatones tienen prioridad sobre los vehículos en las áreas señalizadas, de modo que cuando nos acerquemos a un paso de peatones deberemos reducir la velocidad y comprobar si alguna persona va a cruzarlo. Recuerda que, a veces, los pasos de peatones están situados cerca de zonas de aparcamiento donde hay otros vehículos estacionados que impiden ver con claridad, así que sé prudente, circula poco a poco al acercarte a estas áreas y no te saltes ninguna 

6. No cambiar de marcha cuando toca: es otro de los fallos del examen práctico de conducir que más se repiten, bien sea por la inexperiencia del aspirante o por no saber interpretar correctamente el ruido que hace el motor. Ser capaz de cambiar de marcha cuando el coche lo requiere y hacer un buen juego de pies con el embrague y el acelerador es sinónimo de no forzar el motor y de circular con seguridad. Puede que se nos cale el coche en alguna ocasión (hecho que los examinadores cuentan como falta leve), pero debemos estar atentos a cambiar de marcha cuando toca y hacerlo correctamente, sin cambios bruscos e inesperados 

7. Interpretar mal las señales de tráfico: conocer bien el significado de las señales de tráfico es uno de los temas centrales a la hora de sacarse el carné de conducir, tanto en la parte teórica como práctica. No saber qué quieren decir provocará que circulemos de manera incorrecta, cometiendo infracciones y poniendo en peligro tanto a otros usuarios de la vía como a nosotros mismos. Por ello, es esencial conocer la diferencia entre un stop y un ceda el paso y qué implica cada uno de ellos, quién tiene prioridad en una intersección, en qué vías está restringido o prohibido circular, etc. 

8. Usar mal las luces: a pesar de no ser una falta grave que pueda comportar un suspenso, utilizar incorrectamente los sistemas de alumbrado seguro que te restará puntos en el examen práctico. Las luces tienen una función determinada y es muy importante utilizar unas u otras (cortas, largas, de posición, marcha atrás o antiniebla) en función de la visibilidad que se tenga y de las condiciones climatológicas. Evidentemente, no se usarán las mismas en un día radiante donde luce el sol, que en un día lluvioso donde apenas podemos ver bien la calzada; además, usarlas de forma correcta está estrechamente ligado a la seguridad vial, de modo que hay que poner mucha atención a este punto 

9. No escoger bien el espacio de aparcamiento: al final de la prueba, el examinador nos pedirá que aparquemos el vehículo en cuanto podamos. Para hacerlo, debemos evitar precipitarnos y aparcar en el primer lugar disponible;  es preferible esperar a encontrar uno suficientemente ancho en el que podamos aparcar sin riesgo de tocar o rayar los coches de al lado o subirnos al bordillo. Recuerda que no se premia la rapidez, sino la habilidad y la pericia en la conducción 

10. Circular demasiado lento o demasiado rápido: tal como establece el reglamento de la DGT, circular a una velocidad anormalmente reducida, ya sea demasiado lenta o rápida, constituye una infracción y, en el caso del examen de conducir, una falta grave. Por ello, adecúate siempre a la velocidad recomendada de la vía por donde vayas y pon especial atención tanto a las incorporaciones como a las salidas de la autopista. 

Ahora ya sabes cuáles son los fallos más habituales del examen práctico de conducir y en qué debes fijarte especialmente el día de la prueba. Y si todavía no te has sacado el carné pero no quieres gastarte demasiado dinero, puedes consultar nuestro listado de autoescuelas baratas en Barcelona, con métodos innovadores y efectivos enfocados tanto a conductores noveles, como a personas que hace mucho tiempo que no conducen.