Búsqueda
normativa de sillas de coche para bebe

Normativa de Alzadores o Sillitas de niño para coche

Cuando te conviertes en padre o madre, hay un elemento que siempre te acompaña en cualquier viaje: la sillita del niño en el coche. Es esencial para mantener su seguridad ante cualquier accidente o colisión. Así que vale la pena conocer en profundidad la normativa y ver si puedes mantener la que la tiene… o es mejor hacer una inversión que garantice su confort y le proteja al máximo en el vehículo.  

sillitas niños coche normativa 1024x682 - Normativa de Alzadores o Sillitas de niño para coche

Si eres de esas personas que antes de cualquier trayecto en coche se informa de las zonas restringidas de Madrid para ir con el coche, o cómo hacerlo teniendo en cuenta la zona ZBE en Barcelona, seguro que también cuidas mucho el interior de tu coche para dotarlo del máximo confort y la mayor seguridad. Es por eso que en este artículo vamos a hablarte acerca de la normativa del alzador del coche, para que lo lleves todo en regla.  

Los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte entre los menores de 14 años y el 40% de los fallecidos no usa ningún sistema de protección. Por eso, en todo viaje, sea largo o a la vuelta de la esquina, las sillas de coche de niños son elementos importantísimos. Estos sistemas de retención siempre tienen que ir en el asiento trasero, a contramarcha el máximo tiempo posible (mínimo hasta los 4 años del niño), y disponer de arneses o usar el mismo cinturón de seguridad del coche. Son regulados por una normativa que estipula que se han de adecuar a la edad, la talla y el peso de los pequeños de la casa. Por eso hace falta tener muy claro cuándo hay que cambiar la silla de los niños para el coche con tal de que viajen cómodos y, sobre todo, seguros. Y es que estos sistemas, obligatorios, reducen un 75% las muertes y un 90% las lesiones.  

LOS SISTEMAS DE RETENCIÓN INFANTILES SON OBLIGATORIOS, TIENEN QUE IR EN EL ASIENTO TRASERO, A CONTRAMARCHA EL MÁXIMO TIEMPO POSIBLE Y  DISPONER DE CINTURONES DE SEGURIDAD O USAR EL DEL PROPIO COCHE 

Cuándo debes cambiar la sillita actual y cuándo esperar:

Si no estás muy al día del percentil de desarrollo de tu hijo, te damos algunas ‘pistas’ en las que te puedes fijar para saber cuándo debes cambiar la silla que utilizas:  

El peso 

En cuanto tu hijo alcance el máximo homologado por el fabricante, es imperativo cambiar de silla. En caso de accidente, la estructura de una silla de coche que utilices más allá del límite de peso del niño podría no soportar el esfuerzo y romperse.  

La altura 

Si la cabeza de tu hijo asoma por encima del respaldo del sistema de retención también deberás cambiar de silla. Esto es porque hay riesgo de que, ante un accidente, se produzca una hiperextensión que dañe la columna cervical. Además, la cabeza podría golpear contra algún elemento del vehículo al no estar protegida por el reposacabezas y sufrir un impacto directo.  

CAMBIA DE SILLA SI TU HIJO SUPERA LA ALTURA Y EL PESO RECOMENDADO PARA CADA MODELO, SI EL SISTEMA DE RETENCIÓN INFANTIL HA SUFRIDO UNA COLISIÓN O ACCIDENTE Y SI LOS ARNESES O EL CINTURÓN NO SE LE AJUSTAN BIEN O ESTÁN DEFENTUOSOS 

El arnés y/o cinturón 

Tanto si tu hijo viaja en una silla con arnés como si lo hace en una con cinturón de seguridad de tres puntos, asegúrate de que alcanza la altura que ambos elementos de seguridad pasiva requieren.

El arnés debe quedar a ras de los hombros en su ranura de salida más baja, ajustado para que el cuerpo no se deslice. Por supuesto, los hombros no deben sobrepasar la posición más alta de los arneses. En el cinturón de seguridad, la banda diagonal no debería pasar por delante del cuello en ningún momento y ni cinturones ni arneses deben ir retorcidos o doblados.  

sillitas niños coche normativa 1 1024x683 - Normativa de Alzadores o Sillitas de niño para coche

Colisión o accidente 

Si la silla ha recibido un impacto o un accidente o su arnés está defectuoso, nunca se debe reutilizar. Tampoco te fíes de las sillitas de segunda mano. Hay cosas en las que vale la pena invertir y la seguridad de tus hijos es una de ellas.  

Características de la normativa acerca de las sillitas 

En España, según la normativa de sillas de coche 2019 de la Dirección General de Tráfico (DGT)- los menores de 12 años cuya estatura no alcance los 135 centímetros deberán utilizar obligatoriamente un dispositivo de retención adaptado a su desarrollo (peso y altura).  

Los Sistemas de Retención Infantil (SRI) se dividen en dos grupos en función de las normativas de sillas de coche de bebé que establecen su homologación. Actualmente, son dos los parámetros que conviven en el mercado: 

  • ECE R44/04, que divide las sillitas en diferentes grupos basándose en el peso del niño
  • Grupo 0: hasta 10 kg (recién nacidos hasta 1 año) 
  • Grupo 0+: hasta 13 kg (recién nacidos hasta 18 meses) 
  • Grupo 1: de 9 a 18 kg (aproximadamente de 1 a 4 años) 
  • Grupo 2: de 15 a 25 kg (aproximadamente de 3 a 6 años) 
  • Grupo 3: de 22 a 36 kg (aproximadamente de 5 a 12 años) 

Los mayores de 12 años o con estatura igual o superior a 135 cm utilizarán un sistema homologado o el cinturón de seguridad. 

  • Norma i-Size (ECE R129 i-Size), más estricta que la normativa de sillas de coche de bebé anterior y cuya clasificación se hace en función de la altura. Será esta la que perdure a lo largo del tiempo y se convertirá en la única a seguir. Pues tener como referencia solo el peso del niño y no su fisonomía puede provocar decisiones erróneas respecto a las sillas o los alzadores de coche normativos, y usos incorrectos. Sin embargo, aún no se sabe cuándo llegará el momento en que solo este vigente una única normativa.  

Su implantación está siendo por fases y de forma progresiva

  • La primera, de julio de 2013 hasta 2017, afectó a los grupos 0/0+/1 de la normativa ECE R44/04. Dictó que las sillas de bebé para coches destinadas a los niños de su nacimiento hasta los 105 cm o 18 kg, deben de tener un sistema de fijación Isofix. Este reduce errores en la colocación gracias a dos puntos de anclaje o anillas. Estas forman parte de la carrocería del vehículo y a los que se engancha directamente la silla a través de unas barras rígidas, empujándolas contra las anillas y con un simple ‘clic’. Además, aparece la obligatoriedad de utilizar la silla a contramarcha hasta los 15 meses. 
  • La segunda, desde 2017 hasta 2018, afectó a las sillas de coches para niños con altura superior a 100 cm. Son las equivalentes a los grupos 2 y 3 de la normativa ECE R44/04. Que a partir de esa fecha tuvieron que disponer de elevadores o alzadores dentro de la normativa con respaldo y un mejor guiado del cinturón de seguridad. Únicamente cuando el niño supere los 125 cm de altura se puede prescindir del respaldo en la silla para utilizar, simplemente, un alzador de coche.  

En paralelo, la normativa ECE R44/04 también hizo los mismos cambios en este grupo de sillas y añadió un respaldo a las destinadas a una altura mayor de 100 cm y menor a 125 cm.  

  • La tercera, vigente desde el 2018, establece las modificaciones para los sistemas de retención infantil homologados con la normativa ECE R44/04 cuyo anclaje no es Isofix. Así, busca medidas estructurales de protección extra para dotar a estas sillas de la misma seguridad que las que usan este sistema de colocación, universal. En materia de seguridad, Isofix es el método más recomendado gracias a la fácil instalación de la silla y a su capacidad para absorber energía. 

Las normativas ECE R14 y ECE R16 también regulan los cinturones de seguridad y sus anclajes al vehículo. Esto es para que las sillas de coches para niños sin Isofix puedan cumplir los nuevos requisitos de seguridad de las fases 1 y 2. De esta manera, todos los sistemas de retención infantil conseguirán medidas de seguridad equivalentes a las de la normativa R129 i-Size en el plazo aproximado de cinco años.  

Sea como sea, utiliza una silla homologada, pues significará que ha pasado todas las pruebas necesarias para garantizar su seguridad. Lo sabrás por una etiqueta naranja visible en su parte posterior.  

En los primeros años de vida, las características anatómicas de los niños los hacen muy vulnerables. Por eso es esencial que la silla recoja su cabecita adecuadamente y tenga un reclinado amplio para proteger su espalda mientras aún no puede sostenerse por sí mismo. La clasificación por peso y altura es importante, pero también lo es el desarrollo del niño. Un bebé de 4 meses puede alcanzar los 9 kg y puede utilizar una silla que acepte este peso. Aun así, tal vez no esté preparado por su nivel de desarrollo para un grado de reclinado menor que el que ofrecen las sillas de recién nacido. Entonces, muy probablemente no llegará al nivel más inferior de salida de los arneses de la nueva silla. Por tanto, además de mirar altura y peso a la hora de decidir cambiar de silla o no, nunca lo hagas a un modelo para más fases posteriores si su nivel de desarrollo aún no lo permite.  

¿Uso a contramarcha de la sillita para niños?

Viajar a favor de la marcha hace que la inercia de un impacto o deceleración brusca pueda producir a tu hijo lesiones graves, irreversibles o -lo que es peor- fatales. Así que mientras tu hijo no alcance una altura o peso que le impida viajar en una silla a contramarcha, no cambies a una silla a favor de la marcha. La edad mínima de referencia recomendable para viajar en sentido contrario a la marcha son los 10 meses (9 kg) o los 15 meses. Esto es según las normativas vigentes que conviven en nuestro país. Sin embargo, la recomendación es llevar a los niños con la posición de la silla mirando hacia atrás como mínimo hasta los 4 años. Y, si es más, mejor. Hoy en día, hay sillas de grupo 2 que permiten su uso a contramarcha hasta los 25 kg y aproximadamente 125 cm. 

Por ley es obligatorio que los niños viajen en un sistema de retención infantil solo hasta los 135 cm. Aun así, lo más aconsejable es esperar a los 150 cm para garantizar que el cinturón de seguridad del asiento. Este está diseñado para un adulto, repose sobre la zona indicada sin afectar al cuello de ninguna forma. Si tu hijo puede utilizar por peso un grupo 3 (hasta 36 kg) no tengas prisa por abandonarlo.  

¿Puedo colocar la sillita en el asiento delantero?

Desde el 1 de octubre de 2015, ya no se puede viajar con niños en el asiento delantero del vehículo. Ni siquiera si van en la silla infantil en sentido contrario a la marcha. Sin embargo, hay tres excepciones a esta norma: cuando el vehículo no dispone de asientos traseros como ocurre con los microcoches. O cuando los asientos traseros estén ocupados por otros niños con sistema de retención infantil (ocurre a veces, por ejemplo, en las familias numerosas). O cuando no sea posible instalar en dichos asientos todos los sistemas de retención infantil. En estos casos, si el bebé va en su silla ubicada contraria a la marcha en el asiento del copiloto, hay que desactivar el airbag frontal. 

Si el niño va en el asiento delantero sin que se den alguno de estos supuestos o no está correctamente sentado con su silla homologada y haciendo uso del cinturón de seguridad, la multa puede llegar a 200 euros y se retiran tres puntos del carné de conducir. Como el resto de las infracciones relacionadas con la seguridad infantil, esta recae en el conductor. Salvo en los taxis, que recae en el adulto que acompañe al niño.  

Hacer que el viaje en coche sea cómodo y seguro para toda la familia no implica descartar otros medios de transporte más sostenibles para la ciudad, como bicicletas o patinetes eléctricos. Para los usuarios de estos se ha desplegado una serie de ayudas que se pueden solicitar con el fin de aumentar su uso.