Los 30 kms/h es el nuevo límite de velocidad en las ciudades

Búsqueda

La mayor preocupación a que se enfrentan las autoridades de tráfico y las administraciones es velar por la seguridad de sus ciudadanos y reducir la siniestralidad en las carreteras. Medidas como la instalación de radares y avisadores de velocidad, la mejora del estado de las vías y el aumento de la señalización en puntos negros de la red, por citar algunas, persiguen este objetivo. Pero a estas acciones, ahora debemos añadir otra: desde el pasado mes de mayo está en vigor la nueva limitación de velocidad en los municipios, según la cual se puede circular a un máximo de 30 km/h en vías de un solo sentido y a 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido. En consecuencia, deberemos estar muy atentos por donde conducimos o bien activar el modo cruise control para no sobrepasar el límite permitido. En este artículo de Wikidriver te explicaremos los detalles de esta ley para que estés al día de la normativa de circulación y no cometas ninguna infracción. ¿Nos acompañas? 

Cambios en la velocidad en la ciudad

Más del 60% de los accidentes de tráfico y cerca del 30% de los fallecidos se registran en el ámbito urbano. El factor más determinante en la siniestralidad en poblado es la velocidad, de modo que limitarla resulta imperativo. Lo sabe España y lo sabe Europa y, en consecuencia, varios países europeos ya hace meses que han modificado su legislación para moderar la velocidad a la que deben conducir los conductores por las vías urbanas. En España, la nueva normativa entró en vigor el pasado 11 de mayo de este año y ha sido aplaudida tanto por la DGT como por los ayuntamientos, que hacía tiempo que reclamaban cambios legislativos para reducir el límite de velocidad en la ciudad. Según las nuevas normas de la DGT, en función del tipo de vía la velocidad máxima permitida varía, tal como repasaremos a continuación: 

– 30 km/h: en vías de un solo carril por sentido de circulación 

– 20 km/h: en calles con una plataforma única (calles en las que el arcén y la calzada están al mismo nivel) 

– 50 km/h: en vías de dos o más carriles por sentido 

¿Por qué se ha fijado el límite a 30 km/h en la ciudad? 

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud del año 2011 sobre la relación entre los atropellos y la velocidad determinó que el riesgo de fallecer tras ser atropellado es hasta cinco veces menor si el vehículo que impacta circula a 30 km/h en lugar de hacerlo a 50 km/h. La nueva normativa de circulación puede asegurar la supervivencia de la persona atropellada en la inmensa mayoría de accidentes. Además, también reduce un 3% el riesgo de resultar herido grave y un 4% el de sufrir un accidente con víctimas mortales. 

La medida no se implantará en todas las vías de la ciudad, sino en aquellas que tengan un solo carril para cada sentido de circulación. ¿Y por qué únicamente en estas vías y no en todas? Pues debido a la ley 80/20, según la cual solo el 20% de las calles soporta el 80% del tráfico, mientras que el 80% restante soporta mucho menos tránsito, tan solo el 20%. O, dicho de otro modo, en las ciudades el tráfico se concentra en muy pocas vías situadas en el centro o en anillos perimetrales que actúan como arterias principales, mientras que el resto de calles registran muy poco tráfico. En las vías principales de dos o más carriles se podrá circular a 50 km/h, mientras que en las vías de un solo sentido que registran mucho menos tráfico el límite será de 30 km/h. 

Otros beneficios de la nueva normativa

Además de la reducción de la mortalidad, la norma del Reglamento de Circulación conlleva otros beneficios, como la disminución del ruido ambiental y los niveles de contaminación; igualmente, mejora la convivencia entre los distintos usuarios de la vía, permite que la circulación sea más fluida y disminuye los atascos. Sí, contrariamente a lo que se suele argumentar, esta medida no incrementa las retenciones ya que, al asemejar las velocidades de circulación entre los varios vehículos de la vía (coches, patinetes eléctricos y bicicletas), se consigue un tráfico más fluido en su conjunto.  

Destacado: Además de reducir considerablemente la mortalidad por accidente, la medida permite disminuir el ruido ambiental y los niveles de contaminación 

Una medida cada vez más extendida 

image 5 1024x441 - Los 30 kms/h es el nuevo límite de velocidad en las ciudades
Imagen extraída de la revista interactiva de la DGT https://revista.dgt.es/es/reportajes/2019/10OCTUBRE/1001ciudades-30-portada.shtml

Dados los múltiples beneficios de esta normativa, el límite de circular a 30 km/h ya se ha implantado en las ciudades españolas (muchas de las cuales, ya hacía años que habían determinado esta velocidad máxima en sus calles, como Madrid y Pontevedra; de hecho, de 1996 a 2014 esta localidad gallega redujo el tráfico en la ciudad en un 30% y hasta un 70% en el centro gracias a la medida). Lo mismo ocurre en Europa, donde la norma también se ha instaurado en numerosas capitales. En Estocolmo, las autoridades ya han señalado una mejora en la circulación del tráfico, y en Londres la implantación de zonas a 20 mph –millas por hora, unos 32 km/h– ha llegado a permitir un descenso de la intensidad del tráfico de hasta el 15%. En Berlín, además de conseguir un tráfico más fluido, se ha constatado una reducción de los gases contaminantes en las zonas donde se ha implantado la medida. Concretamente, los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) se han reducido en un 10-15%, hecho que corrobora la efectividad de la medida.   

Resumiendo, a juzgar por los resultados de la nueva normativa de circulación limitar la velocidad permitida en la ciudad a 30 km/h comporta muchos beneficios, el mayor de los cuales es evidentemente la reducción de la siniestralidad. Y es que, si algo puede salvar hasta 2.100 vidas al año, no hay duda de que debemos implantarlo cuanto antes, ¿verdad?