Búsqueda

Nueva movilidad: Guía para los ciclistas urbanos

¿Quién ha dicho que la bicicleta no es apta para la ciudad? Se trata de un medio de transporte eficaz que además de promover la movilidad sostenible, te ayuda a mantener el distanciamiento físico recomendado tras la pandemia provocada por el COVID-19. Desde Wikidriver, compartimos algunos consejos para que te desplaces por la ciudad sin ningún inconveniente.

¿Qué elementos de seguridad necesitas?

Circular de forma segura por la ciudad implica el uso de una serie de elementos que, además, están regulados por la Dirección General de Tráfico. ¡Toma nota!

·      El casco es recomendado como elemento de seguridad. No obstante, su uso es obligatorio en menores de 16 años y para todas aquellas personas que circulen en una vía interurbana.

·      El timbre, la luz blanca delantera, la luz roja trasera y el catadióptrico rojo son accesorios obligatorios, mientras que contar con un sillín cómodo, un portaequipajes, un protector de cadena, luces reflectantes, elementos antirrobo seguros y chaleco son únicamente elementos recomendados por las autoridades.

¿Cuál es la forma correcta de circular por la ciudad?

Cuando montas en bici no eres un peatón más. Eres el conductor de un vehículo y como tal, debes cumplir con la normativa de circulación y respetar al resto de usuarios que circulan por la vía, especialmente a los peatones. No olvides estos consejos:

·      Usa el carril bici siempre que circules por una vía en la que se encuentre disponible.

·      Si transitas por vías donde no hay carril bici, y aunque tengas prioridad, recuerda circular con prudencia evitando así posibles riesgos tanto para ti como para las personas con quienes compartes la vía pública.

·      Las bicicletas no pueden circular por la acera a menos que exista una señal que lo autorice. Dentro de las ciudades, los ciclistas pueden movilizarse por los carriles bici y por el arcén en el caso de carreteras.

·      El uso de auriculares o del teléfono móvil está totalmente prohibido mientras se está circulando. Ambos elementos pueden impedir que el conductor esté totalmente centrado en la  conducción y en lo que pueda ocurrir a su alrededor.

·      Si conduces una bicicleta, no uses el paso de cebra. Este espacio está habilitado exclusivamente para los peatones. Si quieres utilizarlo, deberás bajarte de la bicicleta y cruzarlo a pie.

·      Respeta todas las señales de tráfico y no excedas las limitaciones de velocidad establecidas por las autoridades competentes. Recuerda también que, en los puntos señalizados como cruce para peatones, ellos tiene prioridad y debes cederles el paso.

·      Haz un uso responsable de los lugares reservados para las bicis.

·      Señaliza las maniobras. Por ejemplo, si vas a girar a la derecha, utiliza el brazo izquierdo doblado hacia arriba con la palma extendida, o el brazo derecho en horizontal con la palma extendida hacia abajo. Para girar a la izquierda, haz lo mismo, pero en esta ocasión usa el brazo derecho o izquierdo respectivamente. Por otro lado, si necesitas indicar que vas a detenerte, mueve el brazo de arriba a abajo con movimientos cortos y rápidos.

¿Cómo circular en bici por la ciudad con la nueva normalidad?

Con la entrada de la “nueva normalidad” a partir del 21 de junio, volvió la libertad para circular en bici por toda España e incluso por cualquier país de la Unión Europea (Espacio Schengen). Cabe mencionar que, desde entonces, tampoco existe ninguna limitación horaria y además es posible salir en grupo, pero eso sí, manteniendo una distancia mínima de 1,5 metros.

En cuanto al uso de la mascarilla, debes saber que es obligatorio que se pueda o no mantener la distancia de seguridad. Debido a los constantes rebrotes de coronavirus, todas las comunidades autónomas han decidido establecer la obligatoriedad del uso de mascarillas prácticamente en cualquier desplazamiento.

Esto quiere decir que los ciclistas que utilicen este medio de transporte para sus desplazamientos diarios (ir al trabajo, dar paseos, hacer recados, etc.) deberán llevar la mascarilla. Sin embargo, aquellos que lo hagan con un fin deportivo, sea en una bicicleta eléctrica o no, están exentos de usarla.

Para afrontar esta situación, y con el objetivo de garantizar la distancia física, grandes ciudades como Valencia, Barcelona o Madrid están apostando por destinar más zonas de circulación aptas para peatones, bicicletas y patinetes. Puesto que todos compartimos el mismo espacio público, lo más importante en estos momentos es lograr que cada uno haga un uso responsable para crear una buena convivencia.

Desinfecta tu bicicleta y evita posibles contagios

  1. Desinfecta tu bicicleta antes de salir de casa. Presta especial atención a los puntos con los que más contacto sueles tener. Los puños, el manillar, el sillín, el cuadro, el casco de protección,  el candado antirrobo y las palancas de freno son algunos de ellos.
  2. Para limpiar tu bicicleta puedes usar agua, jabón y un paño de microfibra que luego deberás lavar a unos 60 grados. Si no dispones de mucho tiempo, pero no quieres dejar pasar la desinfección de tu bici, podrías optar por las toallitas de alcohol isopropílico.
  3. Al llegar a casa, repite la misma rutina y, si guardas la bicicleta en el interior de tu hogar, procura desinfectar las llantas.

¿Estás listo para disfrutar de tus desplazamientos de una forma segura, sostenible y que además aporta importantes beneficios para tu salud puesto que supone una forma de mantenerte activo y respetar las distancias? Sigue todas las normas, evita posibles  sanciones, y recuerda que el lavado de manos y el uso de la mascarilla es imprescindible para evitar el contagio incluso cuando nos movemos en bicicleta.