Búsqueda

¿Cómo debo llevar a mi mascota en el coche?

Según la Red Española de Identificación de Animales de Compañía existen en España unos 13 millones de mascotas registradas. Sin duda alguna hablamos de un miembro más de la familia que nos suele acompañar no solo en nuestro día a día, sino también en los paseos en coche. Si eres de los que disfruta viajando junto a su mascota en un vehículo privado, quizás te interese saber que la Dirección General de Tráfico regula la forma más segura para llevar a tu mascota en el automóvil. Desde Wikidriver te explicamos todo lo que necesitas saber para no infringir la ley y, por supuesto, mantener a salvo a ese ser tan especial.

¿Qué dice la ley española sobre llevar a una mascota en el coche?

Aunque la regulación respecto a cuál es la forma correcta y segura de llevar a nuestra mascota en un coche particular es muy ambigua, en el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación se establece lo siguiente:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”.

En definitiva, tu mascota no puede viajar en el coche sin ningún tipo de protección, ni mucho menos en tu regazo o cargado por otro de los ocupantes. De hecho, debes tener presente que no cumplir con la legislación actual podría costarte una multa que puede llegar a alcanzar los 500 euros si se considera una falta grave o muy grave. En consecuencia, es imprescindible que tengas presente que más allá de una sanción, lo más importante es que sepas que existen riesgos viajar en coche con nuestra mascota, ya que representan una distracción cuando estamos al volante. Tomar las medidas pertinentes es más que necesario; debe ser un asunto de obligado cumplimiento.

¿A qué riesgos te enfrentas si te vas de paseo en coche con tu perro?

No tomarte este asunto en serio, puede convertirse en un problema grave tanto para ti como para los demás ocupantes del vehículo, e incluso para las personas que comparten la vía pública. ¡Presta atención y toma nota!

  • Llevar a una mascota en nuestro coche, afecta significativamente a la concentración del conductor. Si el animal de compañía no está acostumbrado a este tipo de paseos, podría experimentar ansiedad, mareos e intranquilidad.
  • Como consecuencia de lo anterior, el animal podría intentar buscar protección en su dueño subiéndose encima de él y actuar sobre la palanca de cambios e incluso sobre los pedales.
  • Tanto para el resto de usuarios de la vía, como para la propia mascota puede suponer un riesgo si el animal se cae por la ventana o se nos escapa al abrir una puerta.

¿Puedes evitarlo? La respuesta definitiva es sí. Además son medidas muy sencillas que te protegen tanto a ti, como a tu ser más querido. Haciéndote con estos tres equipos tienes la garantía de disfrutar de viajes cómodos y seguros en todo momento:

1.     Rejas divisorias: Están indicadas para perros de gran tamaño y vehículos familiares en los que el maletero esté comunicado con el habitáculo. Este sistema permite a la mascota contar con un espacio independiente y cómodo. En cualquier caso, este tipo de equipo de seguridad debe cumplir con la normativa DIN 75410-2. 

2.     Arneses: Se trata de sujeciones físicas a puntos concretos del coche. En la actualidad son las más utilizadas para perros y gatos. La ventaja de este tipo de equipo es que limita el movimiento de tu mascota del vehículo, no obstante, en caso de accidente la hebilla del arnés podría romperse y ocasionar graves lesiones tanto al conductor como al animal. Desde wikidriver, te recomendamos optar por el arnés de dos enganches y con un sistema de unión corto. De esta forma evitarás el desplazamiento de la mascota hacia adelante.

3.     Transportín: Los expertos consideran que es la opción más eficaz y segura tanto para mascotas pequeñas, como para las medianas. Este tipo de equipo conviene ubicarse en el suelo para que, en caso de accidente, se pueda evitar que la mascota salga despedida. No se recomienda engancharlo al cinturón de seguridad puesto que este podría romperse y provocar que el transportín impacte con fuerza contra la espalda del conductor o de algún pasajero.

 Protege a tu mascota de las altas temperaturas

Conviene que seas precavido en el momento de aparcar, principalmente durante el verano cuando las temperaturas suben drásticamente y corres el riesgo de que tu coche se convierta en un auténtico horno, pudiendo causar en tu mascota un golpe de calor. Intenta no dejar solo al animal en el automóvil y busca un lugar adecuado para estacionar. Si no consigues un aparcamiento bajo la sombra, opta por reservar una plaza de parking online. Es la forma más cómoda y segura de evitar que tu coche se exponga al sol durante varias horas y de proteger a tu mascota de los peligros del calor. 

Por último, queremos recordarte la importancia de mantener a tu mascota hidratada durante el viaje, principalmente cuando suben las temperaturas. Si el trayecto es muy largo, intenta hacer paradas cada dos horas para que tu mascota pueda moverse y respirar aire puro. Asimismo, te aconsejamos no dejarlo solo en el coche y si es propenso a marearse o a padecer de problemas gástricos, acude antes del viaje al veterinario para que pueda recomendarte alguna dieta especial o medicamento. ¡Te aseguramos que te vendrá muy bien!