• Inicio
  • Tips Motor
  • Qué tener en cuenta antes de comprar un coche de segunda mano

Qué tener en cuenta antes de comprar un coche de segunda mano

Los vehículos de segunda mano siguen siendo la primera opción de compra de muchos consumidores. Aunque puede ser un poco arriesgado, existen algunos trucos que te serán de gran utilidad al momento de empezar la búsqueda. Para ayudarte a tomar la decisión más acertada, desde Wikidriver te compartimos algunos consejos para minimizar el riesgo y elegir el coche que más se adapte a tu presupuesto y a tus necesidades.

1.     Reflexiona sobre tus necesidades. A simple vista, tomarte un momento para pensar te puede parecer una pérdida de tiempo cuando tienes prisa por comprar un coche de segunda mano. No obstante, es el paso más importante antes de decidirte por un modelo en concreto. En primer lugar, merece la pena que le dediques unos minutos a reflexionar sobre el uso que le darás al automóvil: ¿Solo necesitas trasladarte hasta tu lugar de trabajo? ¿Lo utilizarás a diario y para las escapadas de fin de semana? ¿Lo compartirás con tu familia? ¿Diésel o gasolina? ¿Automático o manual? En el mercado hay muchísimas alternativas y, antes de volverte loco, debes acotar al máximo todas las opciones.  

2.     ¿A quién le comprarás el coche? Decidir si le comprarás tu coche a un concesionario o a un particular también es una cuestión que debes tener en cuenta desde el primer momento. Ambas opciones tienen sus pros y contras. En cualquier caso, debes valorar que los concesionarios siempre suman un margen extra de ganancia, lo que para el comprador significa, en muchos casos, pagar un poco más de lo que le supondría recurrir a una venta directa.  

Aun así, debes recordar que, después de una compra, se corre el riesgo de que comiencen a salir a la luz aquellos desperfectos que no pueden identificarse a simple vista. En ese caso, comprar un coche de segunda mano a un concesionario o empresa especializada puede ser una buena decisión, siempre que cuentes con una especie de garantía.

Por el contrario, gestionar cualquier tipo de reclamación con un particular puede ser una situación bastante engorrosa y —aunque no en todos los casos— puede llegar a ser necesaria la intervención de un tribunal.

3.     ¡Que nadie te meta prisa! Tómate el tiempo que sea necesario para evaluar diferentes opciones. Haz todas tus preguntas al vendedor y no permitas que te presione con la típica frase: “Hay varias personas esperando. Si no te decides rápido, puedes perder la oportunidad”. ¡No siempre es cierto! Intenta ser muy racional y no permitas que tu compra se vea condicionada por la presión de terceros.

4.     Presta mucha atención a los kilómetros recorridos. ¿Por qué es tan importante revisar el libro de mantenimiento y la documentación de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) antes de comprar un coche de segunda mano? Existen muchos estafadores que, lastimosamente, manipulan el cuentakilómetros con la finalidad de hacer ver a los posibles compradores que se encuentran ante un coche en condiciones excepcionales. Aunque es importante observar con detenimiento el desgaste de otros elementos del vehículo, como los pedales o la propia tapicería, recurrir a este tipo de documentación también es un gran acierto.

5.     Revisa que el resto de la documentación esté al día. Esto es, por ejemplo, revisar que el dueño anterior esté al corriente con el pago del impuesto de circulación y que no existan multas sin pagar. Con una consulta rápida a la DGT (Dirección General de Tráfico) podrías despejar todas tus dudas.

6.     ¡Es la hora de hacer de detective… y también de mecánico! Obtener información fiable de parte del vendedor es todo un reto, pero tampoco es una misión imposible. En cualquier caso, sé muy insistente y pregúntalo todo. Entre más información tengas sobre cómo ha sido usado el coche, mejores decisiones de compra podrás tomar al respecto.

En cuanto a los aspectos mecánicos, es primordial revisar y prestar atención a elementos básicos como:

·      Los frenos. Comprueba el tacto del pedal y el estado de los discos y pastillas. Por tu seguridad, asegúrate de probar la eficacia de la frenada y verifica que no exista corrosión en las partes metálicas del coche.

·      Los neumáticos. Revisa que no existan rajas, grietas o incluso algún desgaste provocado por un uso indebido.

·      La suspensión. Aplica un poco de presión sobre el capó y presta atención a los amortiguadores. Si el coche rebota mucho antes de lograr estabilizarse, puede ser un indicativo de que la suspensión está gastada.

·      Revisa el estado de los cristales y el buen funcionamiento del mecanismo de los retrovisores.

·      Mira con detenimiento el exterior del automóvil. Comprueba que no tenga golpes, abolladuras o arañazos. En caso contrario, es un arma a tu favor para negociar el precio final.

·      Comprueba el funcionamiento de las luces y del sistema eléctrico.

·      Presta especial atención a posibles fugas de aceite. Ya que estás con el motor, aprovecha para ver si todo el engranaje mecánico está limpio o muy sucio.

·      Solicita al propietario que ponga en marcha el vehículo y dedícate a identificar cualquier ruido extraño que pueda indicar que algo no está bien. Por ejemplo, si escuchas que el propulsor traquetea demasiado, podría ser señal de que algún soporte del motor está roto.

7.     Prueba el coche. De ninguna forma admitas un “no” por respuesta. Probar el automóvil y dar una vuelta es fundamental para que puedas comprobar por ti mismo cómo funciona el motor, qué tal van los frenos y si el sistema eléctrico opera correctamente, entre otras cosas. Si tienes la posibilidad, hazlo también en compañía de un mecánico de confianza.

8.     Negocia el precio. Ya examinaste muy bien el coche y ahora solo queda negociar un precio final justo para ambos. Ten en mente que quizás el carro tenga algunos desperfectos que tendrás que reparar por tu cuenta, por lo que podrías intentar negociar una rebaja. En cualquier caso, puedes guiarte de listados de tasación como el que proporciona la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM).

9.     No adelantes el pago. Si entregas una señal al vendedor, procura firmar un documento formal de reserva.

10. ¡Finalmente llegó el momento de la compra! No olvides que en todo proceso de compraventa, debe existir un contrato en el que deben estar plasmados el precio final, las condiciones y la forma de pago. En cuanto a la garantía, aunque no es obligatorio que aparezca detallada en el contrato, como comprador debes saber que el Código Civil establece que el vendedor debe dar respuesta, durante un periodo de seis meses, ante cualquier vicio oculto, aunque no tuviera conocimiento de ello.

¿Existen ayudas para la compra de coches de segunda mano?

Para muchas personas, comprar un coche de segunda mano es la opción más factible o incluso la única cuando se trata de renovar el vehículo. Y aunque, en este sentido, las ayudas del Gobierno para la compra de un automóvil nuevo ya están disponibles, existen algunos requisitos con los que debes cumplir. El más importante es que, en el caso de coches de ocasión, el vehículo ha de estar matriculado desde el 1 de enero de 2020. Si la fecha de matriculación es anterior, entonces no es posible solicitar una ayuda.Por otro lado, será indispensable achatarrar un coche de más de 10 años y adquirir uno con etiqueta energética A o B con emisiones inferiores a los 120 g CO2/km.