• Inicio
  • Movilidad
  • ZBE en Barcelona: cómo funciona la zona de bajas emisiones
Búsqueda
Zona de bajas emisiones Barcleona

ZBE en Barcelona: cómo funciona la zona de bajas emisiones

Después de tres años de trámites administrativos y trabajo técnico, ha entrado finalmente en vigor la normativa ZBE en Barcelona. Desde el 1 de enero de este año, los vehículos sin la pegatina de la DGT ya no pueden circular por un área de 95 km cuadrados definida como zona de bajas emisiones. 

De entrada, el veto afecta a aproximadamente a 50.000 coches y motos en Barcelona, y se llevará a cabo mediante radares y sistemas de videovigilancia que asegurará el cumplimiento de la normativa. Se espera así reducir de forma considerable la contaminación en Barcelona.

La implementación de esta norma tiene como objetivo promover un plan de movilidad más sostenible. Concretamente, su finalidad es intentar mejorar la calidad del aire que respiramos y potenciar otras formas de desplazarnos por la ciudad. Con el plan ZBE, Barcelona se une a las más de doscientas ciudades europeas que ya tienen definidas zonas de protección donde se aplican medidas para preservar la calidad de vida de las personas.

¿Qué zonas de Barcelona engloba la normativa?

La normativa afecta, en general, a toda la ciudad de Barcelona, siendo la Ronda de Dalt y la Ronda Litoral las que delimitan el área restringida. Las mismas rondas, sin embargo, quedan excluidas de las zonas de bajas emisiones. 

Los distritos de libre circulación dentro de la ciudad de Barcelona son la Zona Franca, Les Planes, Vallvidrera y Tibidabo. Asimismo, los municipios de Esplugues, Cornellà, L’Hospitalet y Sant Adrià del Besós también se ven exentas de la nueva ley fijada por la DGT. 

En conjunto, el espacio restringido como acción a combatir el cambio climático es equivalente a 20 veces la superficie de Madrid Central.

Además del veto a circular por la mayoría de las calles de Barcelona, todos aquellos vehículos que no lleven la etiqueta ambiental reglamentaria se tendrán que ceñir a un horario reducido para poder desplazarse. Así pues, tienen prohibido circular en días laborables de lunes a viernes de las 7:00 a las 20:00, pudiendo circular libremente en fines de semana, festivos y en horario nocturno.

¿A quién afecta la ZBE en Barcelona?

Los turismos que ya no pueden circular por la ciudad condal son aquellos que no llevan la etiqueta de la DGT porque son considerados vehículos altamente contaminantes.

Estos vehículos restringidos son:

  • Los turismos de gasolina anteriores a la norma Euro 3 y matriculados antes de enero del 2000.
  • Los coches diésel anteriores a la norma Euro 4 y matriculados antes del 2005 o 2006.
  • Todas las furgonetas matriculadas antes del 1 de octubre de 1994 (previas a la entrada en vigor de la normativa Euro 1)
  • Las motos y ciclomotores matriculados antes de enero del 2003 (anteriores a la normativa Euro 2).

¿Tienes dudas sobre si la normativa afecta o no a tu vehículo? Compruébalo aquí.

Los propietarios de vehículos con circulación restringida en Barcelona tendrán que solicitar un permiso de 10 días en caso de querer circular durante el horario acotado. De esta manera, podrán circular para pasar la ITV o desplazarse puntualmente y por un caso extraordinario. Para obtener este permiso, los propietarios de los coches vetados deberán registrarse previamente en la plataforma de autorizaciones y pagar una tasa de 2 euros por día.

La normativa también ocasiona un contratiempo a aquellos conductores que, por trabajo u otros motivos, se desplazan diariamente desde otras comarcas, donde la ZBE de Barcelona no afecta, hasta la ciudad condal. El problema ocurre cuando son propietarios de vehículos contaminantes y, por ese motivo, tienen prohibido circular por Barcelona. 

Una recomendación es acceder a la ciudad en coche y aparcarlo en un parking de Barcelona fuera de la zona de bajas emisiones, desplazándote por la ciudad a través del transporte público.

¿Qué sanciones se impondrán?

Las multas por el incumplimiento de la ley no se empezarán a imponer hasta el mes de abril de este 2020. Aun así, a través de sistemas de videovigilancia y radares que detectan la matrícula de los coches circulantes, se podrá controlar quién es apto y quién no lo es para transitar por las calles de la ciudad catalana. 

Las sanciones que se aplicarán irán desde los 100€ hasta los 1.000€ en caso de una infracción de mayor o menor gravedad, que se decidirá en función de la categoría del vehículo o en caso de reincidencia.